miércoles, 6 de abril de 2011

Está bien. Vos creciste, yo crecí. Las dos nos hicimos más maduras y más boludas a la vez.
O sea, en español: cambiamos. Nadie dice que alguna haya cambiado para bien o para mal. Simplemente cambiamos. Hay tantas cosas que uno siempre quiere cambiar... y cuando esos cambios llegan, le dan un giro a tu vida y a la de la gente que te ama. Por eso, OJO. No digo que esté mal que hayas cambiado. Solo que al hacerlo, perdiste eso que te hacía importante para mí. Y si hay algo que me duele, es que ya está dejando de doler...

No hay comentarios:

Publicar un comentario